Manos a la obra Replicas Audemars Piguet Royal Oak Concept Flying Tourbillon

Replicas Audemars Piguet-ayf

El tourbillon ha existido desde los albores del siglo XIX (como cualquier entusiasta de la relojería teñida en la lana sabe, la patente de Breguet es de 1801) pero hasta el año 1986, se limitaba en gran parte a los relojes de bolsillo. 1986 fue el año en que Replicas Audemars Piguet creó el primer tourbillon de pulsera producido en serie, la referencia 25643, que representó un puñado de primicias incluyendo el primer reloj de pulsera de tourbillon producido en serie y el reloj de pulsera de tourbillon automático más delgado (un récord que sostuvo, increíblemente). , hasta este año, cuando Bulgari presentó el Octo Finissimo Tourbillon Automatic).

Ese reloj revolucionó el diseño del tourbillon, antes de la ref. 25643, la industria relojera consideraba en gran medida el tourbillon como un dispositivo experimental para (posiblemente) mejorar la estabilidad de la velocidad, y solo existían unos pocos. La referencia. 25643 fue el primer uso del tourbillon como un elemento orientado al diseño sin disculpas, más que como una mejora de la cronometría, y los 401 relojes producidos hicieron que AP fuera instantáneamente sinónimo del tourbillon: la compañía había producido solo cuatro tourbillons antes de eso, en su toda la historia, Replicas de Audemars Piguet e hizo que el tourbillon sea sinónimo de diseño relojero con visión de futuro.

Replicas Audemars Piguet-a
El Royal Oak Concept Flying Tourbillon de Replicas de Audemars Piguet es el primer tourbillon volante de Audemars Piguet, y como la ref. 25643, el Concept Flying Tourb es un ejercicio en el tourbillon como un elemento en una composición visual y mecánica, más que en la exploración de la cronometría per se. El tourbillon volante como se lo ve generalmente en los relojes modernos fue inventado por Alfred Helwig, en la Escuela de Relojería Glashütte, en 1920, aunque el primer tourbillon volante, aunque con un arreglo diferente al tourbillon volante Glashütte, parece haber sido patentado por uno Robert Benson North en 1904. No hay ninguna ventaja particular cronométricamente para el tourbillon volante; su principal ventaja sobre el tourbillon estándar es que la ausencia de un puente superior para la jaula del tourbillon permite una construcción más plana, en igualdad de condiciones. Desde el punto de vista del diseño, el tourbillon volante ofrece más dramatismo visual, ya que no hay ningún puente superior que bloquee parcialmente la vista.

Replicas Audemars Piguet-af
Una mirada al Concept Flying Tourbillon deja en claro que el diseño en general, y el drama en particular, era el objetivo. El reloj viene en dos versiones; uno con diamantes talla baguette y uno con diamantes de talla brillante; lo que ves aquí es lo último. El diseño del reloj me recordó el reloj Mechanical Entropy de Fiona Krüger: existe la misma sensación de mirar una imagen congelada de una detonación en progreso, y el movimiento del Concept Flying Tourbillon parece estar explotando fuera de la caja ,Replicas Relojes Audemars Piguet rompiendo el dial abierto como un ladrillo a través de una ventana de vidrio. Sin embargo, si se trata de un acto de vandalismo, es bastante elegante: los ángulos agudos de la apertura del dial contrastan con el ajuste preciso del diamante.

Replicas Audemars Piguet-ap
A menudo se pasa por alto, pero el establecimiento de gemas relojeras presenta sus propios desafíos específicos, y el Royal Oak Concept Flying Tourbillon es un maravilloso ejemplo del arte a un nivel muy alto. Gracias a la proximidad de cada piedra al siguiente, el color y la claridad coincidentes son fundamentales, y las piedras deben cortarse en tamaños muy exactos para que quepan correctamente en la composición general. En el establecimiento de gemas horológicas, Replica de relojes Audemars Piguet puede haber hasta un 90% de pérdida en el peso en quilates de una piedra cuando se corta para su uso en un lugar particular en un reloj en particular; ese extremo generalmente se obtiene cuando se usan piedras de colores, no diamantes claros, pero el hecho es que la alta precisión es una característica del establecimiento de diamantes, al menos en el extremo superior, ya que es una característica del movimiento.

La vista a través de la parte posterior también es visualmente poderosa, pero considerablemente más austera gracias a la ausencia de diamantes. Siempre es interesante ver el acabado horológico de alta gama aplicado a un diseño de movimiento no convencional, y el Tourbillon Royal Oak Concept Flying definitivamente defiende que tal acabado sea más versátil de lo que generalmente se considera. Estamos acostumbrados a ver cosas como ángulos y avellanados altamente pulidos en el contexto del diseño de movimiento clásico suizo, relojes replicas Audemars Piguet con su afición por curvas sinuosas y delicados barridos y arcos de metal, pero estas características funcionan igual de bien como una forma de enfatizar el estilizado ejecución de motivos de cristal de los puentes de movimiento.

Replicas Audemars Piguet-azx
Desafortunadamente, este es uno de esos relojes cuyo impacto se pierde casi por completo en las imágenes de la prensa, que aplanan tanto sus contornos como su carácter; en el metal proverbial (siempre me pregunto quién acuñó esa expresión y dónde, y por qué) es tan impactante de inmediato como un ataque de asteroides. Es un reloj fascinante que a pesar de emitir muchas señales orientadas a los códigos tradicionales de feminidad en el diseño de relojes suizos, replicas de relojes Audemars Piguet también tiene un contra elemento de agresividad angular que evita que todo se convierta en una ejecución más de un modo tan -llamado reloj de mujer, y es una extensión muy lógica del lenguaje de diseño básico del clásico Royal Oak también.

Replicas Audemars Piguet-aloReplicas Audemars Piguet-asq
Probablemente ya no uses esto como un reloj de todos los días de lo que usarías tu atuendo Met Gala en una clase de spinning, pero en las circunstancias correctas y con el suficiente elan, él y tú darán la cara como si tuvieran nunca antes dado vuelta. Como se muestra, este reloj tiene un precio de $ 196,700, Replicas Audemars Piguet mientras que la versión del conjunto baguette es actualmente “precio bajo pedido” (nuestra publicación presenta una cifra de aproximadamente CHF 395,000). Ambas versiones son exclusivas de boutique AP también.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image